header

30 años de la primera ves que me enamoré de Chiapas

Hace 30 años aproximadamente, hice mi primer viaje por Chiapas, conocí “Yaxchilán”, zona arqueológica que te invita a navegar por el asombroso río Usumacinta, ya que para para poder recorrer esta antigua ciudad maya, es necesario transportarse en una lancha sobre este río, considerado el más largo de América Central y el más caudaloso de la República Mexicana. La sensación de rosar el agua del Usumacinta, la emoción de conocer Yaxchilán y además la zona arqueológica de “Bonampak”, aquellas paredes pintadas de manera prehispánica, estar en el corazón de aquella selva que te envuelve y cobija con su verde encendido. Yaxchilán y Bonampak hicieron que me enamorara de Chiapas, de su selva de su historia maya, de mis un y mil aventuras.

Lancha para recorrer el Río Usumacinta
Lancha para recorrer el Río Usumacinta

Como ya mencioné, han pasado 30 años desde que realicé ese maravilloso viaje, de aquellos años a la fecha he regresado varias veces a Chiapas, cada rinconcito que visito de este mágico estado hace que la vida y el alma se me llene de vitalidad, tanta y la suficiente para seguir eligiéndolo como parte de mis nunca cambiables viajes. Estoy enamorada de Chiapas, y cuando una relación de amor se da sin medida y con las mismas bondades está destinada al éxito, eso paso conmigo y Chiapas, y como aquella frase tan genial que más o menos va así “uno regresa siempre a los lugares en donde fue feliz”, yo regreso una y otra vez porque, qué sería de una persona sin su afán por la búsqueda de la felicidad, yo ya no tengo que buscar más, y eso ya es mucho que decir, la encontré en las maravillas y los preciosos sitios de este lindo estado.

Zona Arqueológica de Palenque
Zona Arqueológica de Palenque

A lo largo de los años me he refrescado en Cascadas de Agua Azul, caminado por sus senderos, nadado en sus aguas color turquesa. Recuerdo también y pareciera que hubiese sido ayer cuando entré a la tumba de Pakal en la Zona Arqueológica de Palenque, y en uno de mis tantos regresos, a la tumba de La Reyna Roja. Lagos de Montebello y Cascadas El Chiflón son también experiencias inigualables, remar sobre alguno de esos preciosos lagos, la experiencia se hace mucho más fantástica porque las balsas son de corcho, es como si estuvieras en una película antigua navegando sobre algún riachuelo, en la trama de este viaje es sobre un inmenso e imponente lago color azul con tonos turquesas. No se queda atrás sentir la brisa de la Cascada Velo de Novia, cuando llegas al mirador y la tienes frente a frente hace falta aliento y tamaño para encarar su gran belleza.

30 años han pasado desde la primera vez que me enamoré de Chiapas, a lo mejor en mi otra vida fui Chiapaneca o alguna especie emblemática de la Selva Lacandona, no estoy segura de eso, de lo que si tengo certeza es que todos y todas deberían visitar tan hermoso y maravilloso estado.

Etiquetas:  ZONA ARQUEOLÓGICA DE YAXCHILÁN ZONA ARQUEOLÓGICA DE BONAMPAK LAGOS DE MONTEBELLO CASCADAS EL CHIFLÓN CHIAPAS VIAJES CHIAPAS ZONA ARQUELÓGICA DE PALENQUE LUGARES QUÉ VISITAR